«Lograr que las mujeres pasen de la obligación de cuidar al derecho a ser cuidadas», se ha recalcado esta mañana en el manifiesto leído en la Plaza de las Monjas en conmemoración del Día de la Mujer. 

La presidenta de la Diputación de Huelva, María Eugenia Limón; el alcalde de Huelva, Gabriel Cruz; la rectora de la Universidad de Huelva, María Antonia Peña; la delegada del Gobierno de la Junta de Andalucía, Bella Verano; y la subdelegada del Gobierno, Manuela Parralo, han hecho público esta mañana el Manifiesto del 8M 2021, en el que ha sido el acto más institucional del programa de actividades conmemorativas del Día Internacional de las Mujeres.

La Plaza de las Monjas ha sustituido este año al habitual emplazamiento de la actividad, que en ocasiones anteriores se ha desarrollado en los soportales de Diputación. Como era de esperar, la pandemia del COVID 19 también ha influido en su desarrollo, dándole protagonismo a las mascarillas, geles hidroalcohólicos y distanciamiento personal. Aun así, la crisis sanitaria no ha impedido, sin embargo, que las reivindicaciones de este año hayan sonado alto y claro en el templete de la céntrica plaza onubense.

Por ello, en dicho lugar se ha tratado la necesidad de continuar avanzando en políticas que impulsen la conciliación y la corresponsabilidad han girado las reivindicaciones de este año, en el que, según dice el Manifiesto, hay quienes han aprovechado la pandemia “para poner la igualdad en el punto de mira”.

En el inicio del acto, María Eugenia Limón, que también ha actuado como presentadora del mismo, ha insistido en la importancia de este 8M “porque la COVID ha impuesto a la población femenina sufrimientos y retos extras, que pasan por perder el trabajo, tener que dejarlo para trabajar aún más en casa; o hacer malabares para compaginarlo con el cuidado de los hijos e hijas. Encerrarse con el maltratador. Empobrecerse. En definitiva, retroceder en derechos”.

La presidenta de Diputación también ha recordado el lema de la campaña de este año “Cuidar también es cosa tuya”, y ha resaltado el valor de la colaboración interinstitucional para luchar contra la desigualdad, refiriéndose a la imagen de unidad que han mostrado las instituciones como “el mensaje más potente que podemos lanzar a todas y a todos los que defienden la igualdad”.

Evitar que los demoledores efectos de la crisis ahonden la brecha de la desigualdad es una de las principales preocupaciones que expone el Manifiesto. Porque, aunque “no podemos imaginar aún las consecuencias de esta pandemia, sin duda, teniendo en cuenta la situación desigual de partida de las mujeres, los impactos negativos caerán en mayor proporción sobre ellas”.

Y es que, reconoce la declaración institucional “la falta de corresponsabilidad en el hogar conlleva a que sean las mujeres las que se vean forzadas a reducir sus jornadas para cuidar de la infancia y las personas dependientes”.

Los datos del Instituto Nacional de Estadística son claros al respecto: el tiempo que las mujeres dedican a trabajos del cuidado y del hogar duplica al de los hombres. Ellas destinan 26,5 horas a la semana, frente a las 14 horas de ellos.

El fenómeno de la despoblación en el ámbito rural y el aumento del paro femenino motivado por la crisis son otras de las inquietudes expuestas en el Manifiesto. Así, en Andalucía, según la última Encuesta de Población Activa (EPA), el año 2020 cerró con una tasa de paro femenino del 27,27%, siete puntos por encima de la tasa de desempleo masculina.

Por todo ello, las instituciones que han consensuado el Manifiesto abogan por la creación de un “pacto por los cuidados” para hacer el tránsito de la obligación de cuidar al derecho a ser cuidadas. “No basta – señala el escrito – con apelar a la responsabilidad de manera individual o social, urge impulsar cambios desde la base misma de la educación y que tanto las empresas como los servicios públicos se impliquen, tejiendo los mimbres que hagan posible pasar de la teoría a la práctica y abordar la construcción de un Sistema Estatal de Cuidados”.

ENTREGA SEÑALES “STOP VIOLENCIA MACHISTA”

Tras la lectura del Manifiesto, consensuado por las ocho Diputaciones andaluzas, la presidenta de la Diputación de Huelva, María Eugenia Limón, ha entregado señales de la campaña “Stop violencia machista” a representantes políticos de 18 Ayuntamientos, con lo que son ya 68, más la Universidad de Huelva y la propia institución provincial, las entidades locales onubenses que disponen de este distintivo, que las identifica como centros de trabajo con políticas activas contra la violencia hacia las mujeres.

La Diputación de Huelva exhibe desde julio de 2018 seis de estas señales (similar a la de Tráfico pero con forma de corazón) en sus diferentes sedes: entrada principal por Gran Vía, accesos por las calles Fernando el Católico y San Salvador, Estadio Iberoamericano de Atletismo, sede de Desarrollo Local y Muelle de las Carabelas.

La campaña “Stop violencia machista” es una campaña, coordinada por las Diputaciones andaluzas, para mostrar visualmente el rechazo frontal a las distintas manifestaciones de violencia contra las mujeres, que es una de las formas más extremas de desigualdad entre los géneros.

 

Un comentario en «Lograr que las mujeres pasen de la obligación de cuidar al derecho a ser cuidadas 8M»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.