Un Rocío diferente, un Rocío de Esperanza envuelto en la devoción y fe de los rocieros hacía la Patrona de Almonte. Un Lunes de Pentecostés diferente.

Por segundo año consecutivo la Paloma Blanca no ha volado por la Aldea del Rocío visitando hermandades filiales y simpecados. De hecho, a causa de está pandemia ha recibido a sus Hijos desde Almonte, lugar donde se encuentra desde agosto de 2019. 

Un Domingo de Pentecostés diferente, la Misa Pontifical, seña del rociero y de la Romería y la veneración a María Santísima del Rocío y a su Hijo, fue celebrada desde la Parroquia de la Asunción en Almonte por segundo año consecutivo debido a la pandemia y a la estancia de la Virgen en Almonte.

Este año no hubo Pontifical en el Real, ni Rosario de Hermandades, ni nervios de Madruga. No hubo que soltar la vara cuando el Rosario terminó, porque Almonte en silencio y en la Asunción te rezó. No hubo algarabía en tu Ermita blanca, ni se palpaban los nervios en el semblante de tus hijos.

Ni ha entrado el Simpecado de Almonte, con su verde Esperanza resplandeciente, para anunciar que ya era la hora, la hora de que la Madre saliese a derramar amores por la aldea y a repartir fervor entre sus hijos. No se han visto curas vitorearte desde los hombros de los hermanos a las puertas de cada Hermandad, ni a los Simpecados rozar tu varal.

Tampoco se han visto salves de Madruga, ni que corrillos de amigos que te esperan año tras año en el mismo lugar. No se vio el alba iluminar tu cara, ni tampoco el sol irradiando tu mirada, ni la calle Almonte y su gentío o la calle Moguer donde dan escalofríos. No se pudo vivir con sentimiento la entrada triunfal de una Madre que tras una noche mágica sonríe desde su altar y alivia todo los males.

Pero se he vivido un Rocío de Esperanza, un Rocío de Fe, de unión, de amor hacía la Patrona de Almonte, hacía su Hijo y hacía todas las filiales. Han faltado muchos momento pero como bien dice la sevillana «La Virgen sabe sus cuentas» y sus hijos sabrán esperar.

Un comentario en «Un Lunes de Pentecostés diferente»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *