Lo más parecido a un sueño fue verte aquella mañana

Escacena sigue caminando tras 25 años, la filial número 98 vecina de nuestra comarca, celebra en este año, coincidiendo con el Rocío de Esperanza, sus 25 años caminando.

Miércoles de salida en Escacena, despierta el tamborilero a un pueblo dormido, que renace cada primavera y se echa andar tras su carreta morena y su Simpecado dorado. Misa de Romeros a las nueve de la mañana, Luna de los cielos guía a tu pueblo por el sendero, que Escacena se echa a los caminos acompañada por su ahijada, Melilla, y se despide del pueblo para llegar a las puertas de Doñana dónde vivirá siete días de sueños.

El rezó del Ángelus en Chucena, delante de la  Virgen de la Estrella, y cuándo el calor de la primavera apriete el sesteo se hará en Hinojos. Noche de camino, de arenas y pinos, de rosario y Hermandad, de conversaciones delante de la carreta con la luz tenue de la luna de Mayo asomando entre los pinos. Y cuándo el camino comience a pesar un puente de madera estará esperando, Hay un puente de madera que abre las puertas del cielo, y Escacena sueña con el año tras año con ese Puente del Ajolí.

Viernes de Presentación, tarde de Simpecado Bendito, un pueblo que lleva a las plantas de las Señora un Simpecado dorado bajo el atardecer de la primavera, regalando amores. Con humildad y devoción está Hermandad se postrará ante las plantas de la Blanca Paloma y su Hijo, implorando con delirio salud para seguir caminando año tras año al Rocío.

Sábado de Hermandad, de unión y familia, Sábado de cantes y vivaas, Sábado de Escacena y del rociero que espera con ansias llenarse con el Espírtu Santo ese Domingo de Pentecostés en el Real del Rocío, allí donde se ven los sueños cumplidos. Y cuando caiga la noche y un Rosario de Hermandades pasen a presentarte sus devociones, el Simpecado dorado irá arropado por sus hermanos que envueltos en el frescor de la marisma viven con nervios el inicio de esa Madrugá Bendita.

Y como dice la sevillana, Como los almonteños Paloma no hay quien te lleve, por ello Escacena sabe esperar, y en la Calle Almonte llena de fervor te contemplará llegar, y en silencio te rezará pidiendo fuerzas y esperanza para caminar muchos años más.  Y en silencio y despecito, tras una noche de Hermandad, Escacena volverá a cruzar ese Puente de Madera, haciendo la cuenta atrás para una nueva primavera, que pronto estará por llegar. ¡Feliz Rocío de Esperanza!

 

Date prisa primavera que solo con recordarla, recuerdo un año de espera que bonita que es la Virgen del Simpecado de Escacena

3 comentarios en «Date prisa primavera que solo con recordarla recuerdo un año de espera»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.