La Palma vivió un Domingo de la Santa Cruz de la Calle Sevilla diferente, atípico, pero lleno de Historia en el corazón del crucero y en la calle Manuel Siurot, pues la Cruz volvía a recorrer su calle. 

El pasado domingo se celebraba la Función Principal de Instituto, uno de los días más importantes para los hermanos y devotos de la Santa Cruz de la Calle Sevilla. Tradición palmerina arraigada en las entrañas del pueblo de La Palma desde hace más de un siglo y que a día de hoy siguen manteniendo la fe y fervor de los corazones piomperos.

Es por ello, que tras la Función Principal ,oficiada S.E.R. Fray Carlos Amigo Vallejo, Arzobispo emérito de Sevilla y Cardenal de la Iglesia, la Hermandad tenía previsto realizar el traslado de vuelta de una manera diferente, pero con la Cruz recorriendo las calles de La Palma que separan su capilla, en la calle Manuel Siurot, de la Parroquia San Juan Bautista.

De esta manera, pese a las inclemencias meteorológicas, y contando con los permisos de las autoridades pertinentes y normas sanitarias vigentes dados los tiempos que corren, la Cruz fue portada en manos de sus hermanos priostres hasta su capilla. Una cuerda roja, color simbólico de la Hermandad, rodeaba a la Santa Cruz, escoltada por directivos, y acompañada, manteniendo la distancia y normas sanitarias, por hermanos y devotos hasta las puertas de su capilla.

Un traslado que ha hecho Historia tanto en el pueblo de La Palma como en los alrededores, pues ha sido la primera estampa que se ha visualizado, dentro del ámbito litúrgico, que ha hecho volver a las tradiciones, aunque no de forma completa. Aún así el corazón de los piomperos y piomperas ha latido con más alegría en este Mayo marcado por una pandemia que ha conseguido parar las tradiciones pero no las devociones.

Tras ello, la Santa Cruz de la Calle Sevilla pasó la tarde en su capilla expuesta en veneración y rodeada de sus hermanos y hermanas, quienes sueñan con un nuevo mayo llenos de esperanza para poder vivir una realidad más cercana a sus fiestas.

El pueblo vecino de la comarca, La Palma del Condado, es un pueblo de arraigadas tradiciones, donde cruces, Rocío, María Auxiliadora y Corpus Christis abren las puertas a una primavera que lleva siendo eterna y con la que el palmerino sueña todo el año. Prueba de ello es que ni si quiera la pandemia ha conseguido que se deje de soñar con volver a aquello que se conocía y que pronto volverá.

Un comentario en «La Palma vive un Domingo de la Santa Cruz de la Calle Sevilla diferente»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *