Durante mucho tiempo se han incrementado las investigaciones que han tenido como tema referencial la adolescencia. No podemos olvidar que, en la etapa de desarrollo adolescente, el ser humano tiene que enfrentar muchos cambios caracterizados por la rapidez y la brevedad.

En esta etapa evolutiva no solo tenemos en cuenta el desarrollo físico o biológico, sino también el cambio social que toma el adolescente una vez comienza a desarrollar su personalidad dentro de la sociedad.

Son cambios de carácter decisivos dentro de la vida del adolescente que sin duda dejan una marca que viene acompañada de un peso psicológico muy fuerte.

Hoy en día, tenemos una sociedad conformada por gran diversidad entre los grupos adolescentes, este fenómeno social, como es la diversidad de grupo tiene detrás un trabajo de integración entre los mismos muy importante.

Son muchos los retos a los que los jóvenes deberán enfrentarse para componer su estructura personal y social: definir las respuestas a las grandes preguntas sobre uno mismo, potenciar y consolidar la propia imagen, trazar una trayectoria profesional o de capacitación que le permita autogestionar su vida o conseguir pertenecer a un grupo de iguales donde pueda crecer en continua interacción.

Gestionar el conjunto formado por “los amigos” no es siempre tarea fácil de conseguir a pesar de las claras ventajas que supone. La necesidad de pertenencia y conseguir esa aprobación social explicará muchos de los comportamientos que el adolescente deberá poner en marcha para ser “uno más” del grupo y poder optar así a dichas ventajas. El miedo al rechazo por parte del grupo puede condicionar comportamientos en los mismos que tienden al aislamiento y la evitación de cualquier opinión externa.

Como respuesta a ello hay que hacer un buen trabajo desde las familias y desde las propias entidades sociales, realizando una labor de integración de grupo que permita captar la atención de toda la diversidad social que existe y que debemos de luchar por su integridad como grupo y por los derechos individuales de cada uno de las personas que conforman dicho tejido social.

Por: Alejandro Manzano Vargas. 

Un comentario en «Integración y adolescencia»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.