Desde San Juan de la Palma a Escacena del Campo pasando por una bonita historia, el vecino de la comarca Jesús Reinoso, ha puesto en marcha una iniciativa emprendedora para que el Domingo de Ramos todas aquellas personas que quieran puedan tener sus balcones adornados con su tradicional palma realizada a mano.

Las palmas y las ramas de olivo son los dos árboles que había en la zona, por eso se utilizan palmas en el Domingo de Ramos y también ramas de olivo. Estas palmas y ramas son llevadas por los fieles a la iglesia el Domingo de Ramos, lugar donde son bendecidas, tras ellos los devotos cuelgan las palmas con la punta mirando hacia la iglesia.

Dichas palmas se cuelgan el Domingo de Ramos tras la procesión de palmas, y la tradición dice que la punta de la Palma tiene que estar mirando hacia la Iglesia y se quita el martes que antecede al miércoles de ceniza para ser quemada.

Es por ello que Jesús, fiel a sus convenciones, devociones y enamorado de las tradiciones, al llegar a Sevilla en su época de estudiante, empezó a ahondar y curiosear con las palmas. De hecho, fue en la mítica plaza de San Juan de la Palma donde comenzó a iniciarse y a formarse, y adquirió los primeros conocimientos para esta idea que hoy nos cuenta.

Tras la grata experiencia y la satisfacción de todo lo aprendido, el segundo año Jesús comenzó de manera autodidacta a crear sus propias palmas, dándole forma y haciéndolas diferentes. Por ello saco la cruz en el pico de la palma, como iniciativa y marca diferenciadora “me decidí a hacer algo diferente para innovar, y así llegué con el curso a la Hermandad de la Santa Cruz de la Calle Tejada”, ha afirmado Jesús cargado de ilusión.

De esta manera, dos años antes de la pandemia Jesús comenzó a impartir cursos en la Hermandad de la Calle Tejada, de la cual es hermano y además pertenece a su pueblo natal, y en la Hermandad de la Inmaculada en Sevilla, de la cual también es hermano y con la que comparte grandes de los ratos y recuerdos en su etapa sevillana.

Asimismo, este joven escacernino ha decidido emprender, como anunciábamos al inicio, un proyecto que le apasiona y que requiere demanda, pues las palmas le dan esa pasión que le llena de orgullo. A día de hoy, recuerda con añoranza y nostalgia esos primeros días en San Juan de La Palma, “estaré eternamente agradecido, porque además del aprendizaje me llevo grandes amigos y buenos ratos”.

Según ha explicado Jesús, “la idea es empezar a dar forma a una pasión que además para mí no es trabajar, pues cuando se trabaja en lo que gusta es como si no se trabajase”. Además, “es un mundo muy curioso pues hay tipologías de palmas, existen las más serias con “enrejaos” más grandes; “graciosas” con nidos dentro, entre otras. A mí personalmente me gustan las respectivas moñas para que queden bonitas y cuelguen en los balcones”, ha añadido Jesús.

De momento el proyecto está tomando rumbo y el escacernino cuenta con más de treinta encargos de cara al Domingo de Ramos 2021, y es que, aunque esta pandemia nos haga vivir una Semana Santa atípica nuestro vecino de Escacena se ha propuesto que las calles de su pueblo, y de todos aquellos que quieran, reluzcan bajo el sol con las tradicionales palmas.

 

2 comentarios en «De San Juan de la Palma a Escacena del Campo»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.