El pasado domingo la redacción de El Condado Noticias se reunía con la Comparsa Palmerina de forma telemática, para ser más concretos con los componentes de la misma Pedro Muñoz y Víctor Castizo, director y compositor musical de la comparsa y autor de las letras, respectivamente. Ambos fundadores, de lo que al principio fue una chirigota, y a día de hoy es La Comparsa Palmerina. 

Han sido fugitivos, kamikazes y creadores entre otras muchas cosas, pero la comparsa comenzó siendo el sueño de unos niños que amaban el carnaval y a día de hoy han conseguido crear una agrupación consolidada con esfuerzo, tesón y trabajo. Además, de lograr revivir lo que en La Palma no se veía desde hace más de un siglo, y lograr que el pueblo llene el Teatro y la calles cada febrero para escuchar sus coplas.

ECN: Sois una modalidad completamente innovadora en La Palma y la primera, porque nunca a lo largo de la vida del carnaval palmerino se había conocido una comparsa. ¿Cómo nace esta idea y se consolida? 

CP: Bueno eso no es completamente cierto, pues hace un siglo en La Palma existía una comparsa. De hecho, como algo anecdótico mi tatarabuelo era el autor de la comparsa (añade Víctor). Pero si es cierto que eso fue a primeros del siglo XX y hasta 2013 o así esto no empezó a resurgir de nuevo, y lo que es la comparsa en sí como se conoce no existía. Era una comparsa, o la chirigota, agrupaciones callejeras que sacaban coplillas. De hecho el carnaval ha resurgido varias veces a lo largo del siglo XX en La Palma, pero no es hasta 2013 cuando decidimos poner en marcha la agrupación.

Nuestra filosofía principal fue volver a crear algo que aquí en la palma llevaba cien años sin aparecer, o al menos intentar traer el estilo que hay en Cádiz de carnaval, ese estilo de chirigotas, comparsas, ese estilo de cante tan típico en nuestra Andalucía.

ECN: En esta trayectoria de tiempo, ¿cómo habéis visto la evolución del carnaval en La Palma y vuestra propia evolución a partir de estos años? Ya que, empezasteis siendo un grupo de amigos con un gran amor al carnaval de Cádiz y habéis acabado actuando en festivales de nuestra provincia. 

Nosotros siempre hemos querido hacer lo que nos gusta. Empezamos con esto como un hobby, pero si es cierto que a día de hoy, aunque lo sigue siendo, nos lo tomamos algo más serio, pues ya tenemos más repercusión, las redes sociales han hecho mucho efecto, pero nosotros seguimos planteando igual cada año. Pues seguimos siendo una reunión de amigos que queremos disfrutar del carnaval, y si es verdad que con el paso del tiempo el mismo grupo quiere ir mejorando, y nosotros mismo encontramos fórmulas para hacerlo.

Por ejemplo cada año invertimos más dinero en el tipo, pasamos más tiempo ensayando, y  también es verdad que hemos mejorado mucho gracias a ello, e inconscientemente lo que uno quiere alcanzar es eso.

Además en el grupo empezamos siendo unos niños, la mayoría menores de edad, y ahora hemos crecido e incorporado a gente adulta, por lo que el grupo en estos siete u ocho años ha adquirido madurez. Hay una diferencia brutal entre el inicio y ahora, hablamos de temas más profundos, hacemos una música más melódica y acorde a lo que cantamos, entre otras muchas cosas. Por lo que consideramos que hemos sufrido una evolución en todos los sentidos y principalmente en madurez a lo largo de este tiempo. 

ECN: Con el tiempo las letras van tomando forma, y habéis llegado incluso a dedicarle algunas a personajes públicos del municipio, ¿dan un tanto de respeto las consecuencias y críticas que eso pueda tener? 

CP: A ver, esto es carnaval, el carnaval es mojarte, el carnaval es ser la voz del pueblo, y la voz del pueblo es aquello que escuchas en la calle, la crítica o la alabanza, las consecuencias reales. No dan miedo porque al final le cantamos a algo (un problema, crítica o alabanza) que hay en el pueblo y que nadie se atreve a decir. En ese sentido nos consideramos personas valientes, por el hecho de transmitirlos en un cuplé o en un pasodoble de manera irónica, lo que todo el mundo, o casi todo el mundo piensa y no dice, al fin y al cabo es el pensamiento de cada uno, ni mejor ni peor. 

Además, la verdad es que hay muchas temáticas, hoy en día en el carnaval se habla de todo, se puede hablar mal y hablar bien. De hecho tenemos una anécdota del primer año que nos cogió “muy novatos” y en la presentación hablábamos de varias personas del pueblo y de varios grupos. Entre ellos, hablábamos del que por aquel entonces era, el grupo del Skatepark y hubo ahí un pequeño enfrentamiento, que al final se resolvió amistosamente y quedó en la anécdota que estamos contando hoy y de la que ahora nos reímos.

ECN: ¿Qué reivindicáis con vuestras letras? ¿Creéis que mediante el carnaval podéis “cambiar el mundo” o aportar vuestro granito de arena?

CP: Es lo que estábamos comentando, el carnaval tiene muchas formas de decir las cosas, el mundo no se cambia cantando pero si es verdad que el carnaval cura. Es un remedio que tiene que estar recetado, de hecho estadísticamente está probado que en la provincia de Cádiz no hay ningún carnavalero que tenga alzheimer, porque siempre tienen ese recuerdo y ese “entrenamiento” de acordarse de tantas letras. Pero realmente lo que queremos es decir cosas y cambiar a nuestra escala siempre lo que se pueda.

Básicamente lo que nosotros reivindicamos con nuestras letras creo que en cada pasodoble queda reflejado, tocamos muchas temáticas distintas, tanto locales, como generales y queda bastante claro. 

No consideramos que pasemos desapercibidos en ese sentido, nuestras letras no son indiferentes. De hecho hay pasodobles que pueden salir mejor o peor, tanto cantados como escritos, pero al final siempre nuestra intención es la misma mostrar la parte crítica que tiene que llevar el carnaval junto a la ironía, la parte bonita, sensible y esa que le gusta a todo el mundo.

ECN: Hubo un año que conseguisteis que un personaje relevante en el carnaval de Cádiz os enviase mediante RRSS ánimos y palabras de aliento, ¿cómo lo tomasteis por parte de la comparsa y cuáles fueron las reacciones? 

CP: Fue La Comparsa de los Carapapas, en concreto David Carapapa, con Javi Ramírez uno de sus componentes. El año pasado hubo problemas, éramos un grupo corto por temas de trabajo y estudios y cuando llegó el carnaval pasó lo mismo y nos quedamos con menos gente de la cuenta. A última hora  tuvimos que hacer incorporaciones, hubo baja de músicos, voces importantes a un par de semanas del estreno y todo fue un poco agobiante. A Jesús Piedra se le ocurrió hablarle a este personaje de carnaval, y desde su local de ensayo nos alentaron a su manera, nos compararon con Los Duendes Coloraos, una comparsa que se hizo en quince días, salieron para adelante y llegaron a ganar el concurso en la modalidad de comparsa. 

Y a nosotros al final, nos pasó también, el esfuerzo mereció la pena y fue un aliento de esperanza para nosotros ver es apoyo de los “Carapapa”.

ECN: Cuáles son los recuerdos que tenéis que destacar de cada año ¿alguno especial? ¿alguna anécdota?

CP: Cada año te guardas algo tanto de lo bueno, como de lo malo. Pero todos le tenemos un cariño especial al año de “Los Creadores”, que fue el primero, básicamente por eso, porque fue el año en el que empezamos, los primeros ensayos, el calor de la gente, como nos recibieron en el teatro, en la feria… Eso era impresionante y aunque las letras eran infantiles, porque eramos niños, nos sentíamos profesionales. De hecho el otro día  viendo imágenes, el el especial de carnaval emitido por el Ayuntamiento, nos veíamos en el pasacalles y sin duda fue el que más disfrutamos. 

De hecho, fue el más sano en el sentido de disfrute, pues  desde el principio con los ensayos, hasta los contratos que nos podían dar las siete de la mañana y  habíamos empezado a las once de la noche. Ahora lo miramos de otra manera.

También recordamos con gran cariño el debut en el Carnaval Colombino, que te abran puertas en peñas desconocidas, las calles de Huelva llenas de gente. el teatro… De hecho, tenemos una anécdota bastante graciosa en el debut del colombino, porque de los mismos nervios y de la misma emoción no cabíamos en nosotros.

Llegamos al Teatro bajo el jaleo de “la de La Palma, la de La Palma”…  Llegamos al concurso con dos horas de antelación, empezamos a ensayar en el lugar que nos habían cedido, y de los mismos nervios no nos dimos cuenta y empezó a sonar la alarma de incendios, vinieron a buscarnos, nos querían descalificar, y es que sin querer le habíamos dado a la alarma de incendios. Finalmente conseguimos participar pero no sabemos si hubiese sido mejor que nos descalificaran (recuerdan entre risas).

ECN:  ¿Cómo y cuándo asumisteis el momento en el que este año no había carnaval? ¿Había algo por ahí preparado y la esperanza de que se pudiese “salvar”? ¿Qué es lo que habéis echado más de menos?

CP: Nosotros en agosto quedamos, porque parecía que la situación estaba mejor y tendía a mejorar. Cómo nos podíamos reunir hasta diez personas nos dividimos en dos locales y estuvimos viendo para montar el repertorio y sacar el tipo, incluso nos planteamos unos ensayos acogidos a las medidas sanitarias. Pero una vez que en septiembre la cosa se empezó a poner mal y que la evolución no era favorable decidimos que se paraba todo, lo único que echamos de menos, en ese sentido, fue una suspensión a nivel oficial, ya que para nosotros cuando lo hicieron ya era tarde, porque aunque se sabía nos faltó ese apoyo, por así decirlo. 

Aun así nosotros fuimos conscientes cuando la cosa empezó a empeorar después de verano  que carnaval tal y como lo conocíamos no iba a salir, los ensayos no tenían sentido y corríamos riesgos de trabajar para nada, ya que todas las agrupaciones tienen un gran trabajo por detrás. Aun así apoyamos el programa de carnaval que se ha hecho en La Palma y participamos para aportar ese poquito de carnaval este año desde nuestra agrupación.

También es cierto que en ese sentido fue Cádiz un poco la guía, pues es nuestra modalidad y el carnaval a nivel andaluz se ve reflejado en Cádiz como patrón oficial, por lo que una vez que Cádiz suspendió el carnaval fueron uno detrás de otro. Y si es cierto que se hizo con tiempo suficiente para que las agrupaciones no tuviesen lugar para plantearse nada. De hecho, se propuso un carnaval online y las agrupaciones a última hora han dicho que no, porque al final eso no es carnaval.

ECN: Os preguntamos igual que a la chirigota de Villarrasa,  el Condado en sí tiene agrupaciones por diferentes municipios, ¿creéis que si se hiciese un certamen a nivel el Condado tendría éxito? ¿Estaríais dispuestos a participar? 

CP: Hombre éxito tendría seguro y sería una buena iniciativa, pero hay que ver quién la toma. Además nosotros por supuesto que participaríamos, porque al fin y al cabo es lo que queremos. Aunque siempre haya que ir “fuera de casa”, nosotros estaríamos orgullosos como hasta ahora de representar a La Palma y llevar a la Comparsa por bandera. 

Además tenemos buenas relaciones con chirigotas y comparsas como son la de Villarrasa, Bollullos, Niebla, y distintas fuera del condado, y si todos decidimos hacer algo a nivel comarcal, por ponerle un nombre “Certamen del Condado”, creemos que conseguiríamos arraigar y fomentar un poco más la cultura carnavalera por aquí. Además, vemos muchos beneficios, tanto para el carnaval, como para mover la economía de los municipios e incentivar una fiesta que cada vez va a más.

ECN: Si tuvieses que elegir entre volver a vivir un carnaval, con todo lo que conlleva, y actuar a solas en el Teatro o en festivales tan solo con el jurado, ¿lo haríais? 

CP: No. Porque es lo que hemos dicho antes, el carnaval es la voz del pueblo, el carnaval tiene que ser vanguardista, tiene que transmitir lo que el pueblo piensa sobre ciertos temas y si el pueblo no está ahí y no se recibe ese calor, ese comentario… y lo que se recibe es simplemente el comentario de un jurado, eso no es carnaval es un concurso de televisión. 

De hecho para muchos de nosotros el carnaval donde más se vive, donde tiene más chicha y donde más gente lo ve es en la calle. Si es cierto que el carnaval hoy en día llega a todas partes mediante RRSS y plataformas digitales pero nos reiteramos en que cantar sin público es impensable, porque ellos son al fin y al cabo los que nos mantienen, dan vida con su calor y pagan el esfuerzo realizado durante todos los meses de trabajo. 

La Comparsa Palmerina se despedía con un bonito mensaje de cariño y recuerdos hacia los suyos, hacia el carnaval y hacia el pueblo en general, haciendo una mención especial a todos los componentes de la comparsa y pidiendo que se inunden las redes sociales de fotos de carnaval, porque al final es lo que queda en este año.  Igualmente a nuestra comarca del Condado nos pedían que nos cuidáramos, en especial a todos los que apoyan y tienen este veneno para que esto no se pierda y se mantenga siempre vivo.

PASODOBLE LA PALMA

La Palma tiene una cosa

Que solo tiene La Palma

Balcones de rejas y rosas

Donde el furor se hace calma

Tiene el sabor que el vino dejó

Marcado dentro de su alma

Y tiene cada rincón

que solo tiene La Palma

Tiene el rostro del dolor

Silencios de madrugada

Tiene la fe y el fervor

Por dos cruces heredadas

Tiene por mayo un cajón 

Que reluce por su plata

El claror y el blancor 

que desprenden sus fachadas

Una torre que Manuel Siurot

De su estampa hasta se enamoró

Con cigüeñas que revolotean como sus guardianas

Azulejos rincón de leones

Ermita que nace junto a un torreón

Y el aroma a poleo que sale desde las ventanas

Tiene siempre las puertas abiertas 

Para todo el que entra y se quiera quedar

Tiene por condena ser el paraíso 

Que Dios nos quiso crear

 

Un comentario en «“Los creadores que cumplieron su sueño” Comparsa Palmerina»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.