La pasada semana la Redacción de El Condado Noticias realizaba las siguientes preguntas a la Chirigota de Bollullos, pueblo del Condado con gran amor hacía el Carnaval, y lugar en el cuál tanto la cultura como la fiesta están bastante arraigados. 

Una década de Carnaval, muchas anécdotas, una media de veintiséis años, desde 2011 regalando letras y tipos, y un amor inmenso al Carnaval y a su Bollullos es lo que profesa está Chirigota. 

 

ECN: Sois una de las chirigotas más sonadas junto con la de Villarrasa en el Teatro Colombino, ¿cómo ha sido vuestra evolución?, ¿os esperabais tener esa repercusión? 

CB: La verdad es que la chirigota se está haciendo un hueco entre la juventud, y eso nos gusta mucho, ya que se nota cuando vamos a cantar a cualquier sitio, y vemos que hay gente que sabe todo el repertorio y lo canta con nosotros. Aunque somos jóvenes, la agrupación salió por primera vez en el 2011, por lo que ya llevamos bastante tiempo en el carnaval. En cuanto al Carnaval Colombino, no podría decirte con seguridad si volveremos a cantar en el Gran Teatro, presentarse a un concurso implica mucha responsabilidad, pero en los años que tuvimos la suerte de participar tuvimos experiencias increíbles, tanto dentro como fuera de las tablas. Como opinión personal, a mí me encantaría participar en el Carnaval Colombino todos los años, pero me debo a mi grupo y a sus preferencias.

No sé hasta qué punto hemos tenido una gran repercusión, al fin y al cabo, uno está aquí para disfrutar y para hacer disfrutar, después de esto, todo lo que venga es un regalo. 

 

ECN: En esta trayectoria de tiempo desde que empezasteis, ¿cómo veis la evolución del Carnaval en Bollullos? ¿y en vosotros mismos?

CB: La chirigota ha ido evolucionando demasiado rápido diría yo. Si ves los vídeos de las actuaciones de hace 3 o 4 años, parece que estás viendo a otra chirigota totalmente distinta. Tenemos un grupo muy comprometido y muy carnavalero, quizás esto último sea clave para seguir año tras año con las mismas ganas que el primero.

El carnaval de Bollullos últimamente ha estado de capa caída. Faltan muchos grupos, actualmente salen en torno a 6 grupos, pero estamos hablando de que hace veinte años salían 10 o 12 mínimo. En el 2020 tuvimos la suerte de contar con una «murguita» de niños de cinco a siete años, espero que esa semilla germine y pronto tengamos una cantera fuerte y comprometida con la fiesta.

ECN: ¿Es Bollullos un pueblo carnavalero en el que se generen piques entre una chirigota u otra, al igual que pasa en el Gran Teatro Falla?

CB: No, para nada. Yo puedo decir al 100% que desde que empezamos a salir no hemos tenido ningún tipo de problema con ninguna agrupación, ni de piques ni de nada, es más bien al contrario, se respira un ambiente sano. Sería absurdo entrar en ese tipo de conflictos, aquí estamos porque queremos y el que es carnavalero de verdad no pierde el tiempo de esa forma. Somos los que somos y cada uno tiene una opinión sobre su agrupación y sobre las demás, pero de ahí al pique hay mucho.

 

ECN: ¿Qué reivindicáis con vuestras letras? ¿creéis que mediante el carnaval podéis «solucionar» algo de lo que reivindicáis?

CB: Nuestra chirigota siempre se ha considerado más bien light. No es fácil sentarse delante de un papel en blanco y transmitir lo que sientes, te puedo asegurar que cuesta más de un dolor de cabeza escribir año tras año un repertorio e intentar mantener una línea ascendente en cuanto a calidad de música y de letras, quizás sea por eso que los autores decimos que es un auténtico reto decir “voy a sacar una agrupación, ya que desde el primer día que te sientas a escribir hasta el último, vas viendo como todo parece magia. Un día te llevas tres horas y no sacas nada, y otro día en diez minutos tienes dos pasodobles y un cuplé. Ese punto de adrenalina de pensar que no te va a dar tiempo a tenerlo todo también juega un papel muy importante, ya que los nervios muchas veces se descontrolan, pero tener un grupo como el que tengo ayuda mucho.   

 

ECN: ¿Cómo y cuándo asumisteis que no iba a ver carnaval este año? ¿Teníais algo preparado?

CB: En los inicios de la pandemia, allá por el mes de marzo o abril, me reuní (vía Skype) con Christian (Director) y Claudio (Coautor),  y decidimos un tipo que se llamó “La vuelta al piso en 80 días”. Como su propio nombre indica, íbamos de una persona en plena cuarentena al que le pasaba absolutamente de todo. Una vez que llegaron la segunda y la tercera ola de contagios asumimos que este tipo se iba a quedar en el tintero, y que en el año 2021 no sacaríamos repertorio. Nos reunimos con el Concejal de Cultura y nos adelantó que se suspendía el carnaval. Realmente ya sabíamos que iba a ser así, pero ha sido muy duro. Hay gente que lleva doce años ininterrumpidos saliendo y de buenas a primeras tener que parar por un motivo ajeno, es complicado.

 

ECN: Siempre se guardan en el tintero los mejores recuerdos, ¿tenéis algún año más especial? ¿y alguna anécdota de esas que nunca se olvidan por mucho que pasen los años?

CB: Todos los años tienen algo de especial. Los ensayos, la muestra, el desfile, el día de calles… Personalmente yo me quedo con el año de “Bollullos pueblo mío”. El tipo era 100% bollullero y creo que caló bastante en el grupo y sobre todo en el público. Los ensayos eran geniales, los días que cantamos por las calles fueron insuperables… La gente nos preguntaba qué a qué hora cantábamos en cada calle. Hubo un momento en el que cantamos en una cafetería de aquí del pueblo y nos impactó que hubiera tantísima gente. Esos momentos quedan para siempre y solemos recordarlo a menudo. 

También el primer año que pasamos a la final del Carnaval Colombino fuimos a escuchar el fallo del jurado juntos, y fue una experiencia brutal. Quizás sea de los momentos más bonitos que he vivido con mi grupo.

 

ECN: Si el año que viene siguiese todo igual, sin Carnaval, ¿cantaríais en un teatro/concurso vacío, solo con los jueces?

CB: El año que viene cantaría aunque fuera solo. Estar tanto tiempo sin poder ensayar y sin escribir se me está haciendo complicado, (aunque algún pasodoble ha caído) por lo que el año que viene intentaremos estar sí o sí, haya concurso, muestra o lo que sea. Habrá que esperar a ver cómo avanza el dichoso virus, y si es posible y las circunstancias lo permiten, ahí estaremos otro año disfrutando y haciendo disfrutar a la gente. Si es en un concurso o en la Casa de Cultura de Bollullos, será igual de conmovedor volver a pisar unas tablas.

La Chirigota se despedía con el mensaje «Nuestro agradecimiento eterno a la Peña el Pelli, que ya no es tan Pelli».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.