Marifrán Carazo, consejera de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio Rocío del Mar Castellano,  alcaldesa de Almonte, firmaron en la mañana de ayer martes el protocolo que permitirá llevar a cabo la ejecución del nuevo intercambiador de transportes en la aldea de El Rocío.

Dicho proyecto se espera que este finalizado a finales del mes de abril y por lo cual se pueda empezar antes de que acabe el año 2021, según la consejera de Fomento.

 “En los presupuestos de 2021 hay una partida de cinco millones de euros destinada a la construcción de varios intercambiadores, entre ellos el de la aldea de El Rocío, donde ahora no hay una instalación específica que sirva de refugio y espera para los usuarios de las más de veinte expediciones que cada día recalan allí, un número que llegan a duplicarse durante la romería, otros actos religiosos y el periodo estival”. – Ha subrayado Carazo. 

En la actualidad, realizan parada en la aldea del Rocío las líneas M-416, M-417, M-491, M-910 y M-911 de la concesión autonómica VJA-138, con diferentes rutas que permiten que la aldea esté conectada con Almonte, Matalascañas, Hinojos, Bollullos, Huelva, Sevilla…, así como con otros municipios intermedios de esas rutas.

Todos estos autobuses cuentan con diferentes paradas en El Rocío distribuidas en el entorno de la antigua carretera A-483, que no cuentan con la infraestructura adecuada. Ante este hecho, en octubre de 2019, el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía instó a la Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio a adoptar medidas para la construcción de un intercambiador de autobuses en la aldea.

Desde entonces se mantuvieron contactos con el Ayuntamiento de Almonte y la Delegación Territorial de Fomento de Huelva, acordándose la construcción del intercambiador en una parcela de 2.000 metros cuadrados sita en la avenida de Canaliega y propiedad de la Junta de Andalucía. Se trata de una parcela con una localización centralizada respecto a dos de los accesos a la aldea desde la A-483 y próxima a la ermita de Nuestra Señora de El Rocío.

Este nuevo intercambiador cuenta con un presupuesto inicial de 450.000 euros cofinanciado con fondos Feder y  muestran un diseño que respeta el espacio donde se ubicará tanto en el diseño como en la selección de los materiales, inspirándose en las edificaciones tradicionales de la zona y buscando alternativas de fácil mantenimiento y baja huella ecológica.

De esta manera, el proyecto plantea un edificio de espera con un amplio espacio exterior, con cuatro dársenas para autobuses y una cubierta arqueada que se abre en dirección a la ermita y cuya altura va disminuyendo hacia las zonas de asiento. La disposición formal y material del intercambiador recoge elementos tradicionales e incorpora vistas de El charco de la Boca, integrándolo como referencia visual.

El edificio tendrá una cubierta con césped artificial de color marrón que ayudará a integrarlo en el entorno, mientras que las superficies interiores y elementos estructurales estarán hechos en madera laminada.

En el diseño del intercambiador se ha tenido en cuenta tanto las dimensiones y alturas de los vehículos para el diseño de la cubierta o el giro de 180 grados que deberán realizar los autobuses para salir de la dársena hacia la carretera A-483.

En la firma del protocolo, junto a la consejera de Fomento y la alcaldesa de Almonte, han estado presente el viceconsejero de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, Mario Muñoz-Atanet; el director general de Movilidad, Felipe Arias; el delegado territorial de Fomento en Huelva, José Correa, y la concejal de Transporte de Almonte, Rocío Martínez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.