Con o sin procesiones en la calle, en La Palma del Condado siempre habrá Semana Santa. Así lo han querido demostrar las hermandades palmerinas en estos días de Pasión.

Domingo de Ramos

El Domingo de Ramos amanece en La Palma con sabor a “Perdón y Amargura”, a eso de las 18 horas de la tarde, la Cruz de guía se presenta sobre la puerta de la Ermita del Santo. Con túnicas negras y blancas para el Cristo y negras y burdeos para la Virgen.

Tanto la Virgen de la Amargura como el Cristo del Perdón son obras del imaginero Luis Álvarez Duarte, quien define a la Virgen como una de sus imágenes con mejor “planta”, en la que la Virgen presenta tanto dolor como dulzura.

El primer paso representa a Cristo Crucificado en la Cruz bajo la mirada fija y arrodillada de la Virgen de la Soledad, atribuida a Gabriel de Astorga. El paso es portado por unos 42 costaleros, al mando de Manuel Alejandro Gómez y José Andrés Millán.

La Virgen de la Amargura, en su palio es mecida por unos 36 costaleros al mando de Francisco Sánchez y Manuel García Félix.

Uno de los momentos más importantes de esta cofradía es su paso por las Hermanas de la Cruz, en la que las Hermanas le dedican una oración tanto al Cristo como a la Virgen.

Martes Santo

Dos días después del Domingo de Ramos tiene lugar el esperado Martes Santo de Cautivo y Lágrimas en La Palma. Túnicas azules y burdeos recorren el pueblo de La Palma en oración cautiva.

Cuando a las 20 horas de la tarde, repliquen las campanas de la Iglesia y Parroquia de San Juan Bautista, la Cruz de Guía de la Hermandad y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús Cautivo, Nuestra Madre y Señora de las Lágrimas y San Juan Evangelista, ya estará en la calle para una nueva Estación de Penitencia.

En el primer paso de esta cofradía se puede observar a Nuestro Padre Jesús Cautivo, obra de Antonio Castillo Lastrucci. Unos 35 costaleros llevarán el paso, cuyos capataces son Manuel Jesús y Juan Carlos Martín Domínguez. Un Cristo “camino a la muerte”, cautivo en su dolor. El paso del Cristo va acompañado por Banda Agrupación Musical Nuestro Padre Jesús Nazareno de La Palma del Condado

El segundo paso, siendo este el palio de la Virgen de las Lágrimas fruto de Rubén Fernández Parra y acompañada por San Juan Evangelista, obra del mismo. El paso es llevado por 30 costaleros a la voz de José Manuel Morales Gil y Manuel Suárez Millán. Es la Banda de Música Municipal Nuestra Señora del Valle La Palma del Condado quien acompaña a la Virgen y a San Juan Evangelista durante su recorrido cautivo.

Viernes Santo, Madrugá

Desde el Castillo del Valle comienza la madrugá Palmerina, sobre las 5 de la madrugada comienza la Estación de Penitencia de la Muy Antigua, Venerable, Piadosa y Fervorosa Hermandad y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús Nazareno, María Santísima del Socorro y San Juan Evangelista.

En el primer misterio de esta cofradía se puede observar la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno, obra de finales del siglo XVI, principios del XVII y anónima, acompañado por Simón Cirineo, de Moreno Daza, quien le ayuda a cargar con la Cruz hasta ser crucificado.

En el paso de palio va “mecida” por sus costaleros la Virgen del Socorro, de Sebastián Santos Rojas, acompañada por la obra de Antonio Bernabé, San Juan Evangelista. Un magnífico palio de plata que no deja indiferente a todo aquel que lo contempla.

Viernes Santo de Santo Entierro

Como cada Viernes Santo, a las siete de la tarde, sería habitual la salida de la Muy antigua y Fervorosa Hermandad Servita y Cofradía de Nazarenos del Santo Entierro, Santísimo Cristo de la Buena Muerte y María Santísima de los Dolores.

Alrededor de unos 250 nazarenos acompañan a las imágenes. Túnica de color blanco-crema, capa y antifaz negros.

La representación de Cristo yacente al sepulcro tras descenderlo de la Cruz se puede admirar en el primer paso. El Cristo de la Buena Muerte es obra de Antonio Pinto Soldán, encarnado por Santiago Martínez. Los Santos Varones: Nicodemo y José de Arimatea, María Magdalena y San Juan son obras de Joaquín Moreno Daza.

En el segundo paso se admira la imagen de la Virgen de los Dolores, obra de Sebastián Santos Rojas, el mismo que talló a la Virgen de las lágrimas.

Con esta cofradía se pone broche final a la Semana Santa palmerina.

“La Palma sueña con volver a ver cofradías en la calle, hasta ese día el pueblo no estará completo”

 

Un comentario en «La Palma, un pueblo lleno de sentimiento cofrade»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.