Desde la Asociación de empresarios Cepyme Almonte denuncian el estado de las playas pertenecientes al municipio. Pedro Roldán ha afirmado “estamos asistiendo a otro de esos episodios sin sentido de los que ocurren en el entorno de Doñana”.

En la playa de Castilla y litoral de Doñana, se encuentran 45 km de playas vírgenes, menos unos 4 km correspondientes a la urbanización de Matalascañas, donde existen múltiples bajadas desde las dunas a la orilla, bajadas que se han usado desde tiempos inmemoriales, siglos atrás, según ha explicado Pedro Roldán, presidente de Cepyme Almonte.

Por la dinámica costera, el mar avanza contra las dunas, cada año y estas se han ido adecuado debido a los temporales. Algunas de las bajadas están abandonadas pues la mayoría de sus aprovechamientos han caído en desuso, aunque otras siguen utilizándose y necesitan de mantenimiento cuando el mar «hace de las suyas y reclama lo que considera suyo», es el ejemplo Torre La Higuera que en su día lucía en lo alto de la duna.

Desde Cepyme Doñana reclaman la situación precaria de una de las bajadas, utilizada por una empresa de visitas a caballo. «Hace unos años, un temporal hizo desaparecer más de una bajada centenaria y esta empresa, previa solicitud de permiso al Ayuntamiento de Almonte a través del concejal, terminó la adecuación de la vereda, adecuación iniciada por el Ayuntamiento y que era la alternativa para bajar de las dunas al litoral para poder seguir realizando su actividad. Una actuación que consistió en aplanar el escalón entre la vereda y el litoral y poco más» ha explicado Roldán.

Al parecer, esto se viene realizando en todas las bajadas que están en uso y que son transitadas por la Guardería de Doñana, Guardia Civil, Guardería de Costa, Asentamientos Pesqueros Tradicionales, Coquineros, Club de Pesca.  Bajadas como Malandar, acceso a Palacio de Marismillas (utilizadas por los Presidentes de Gobierno cuando veranean en Doñana), los Palos en Matalascañas, frente a Torre de la Higuera (hay dos), Club de Pesca, Pichelin, Vereda de Duna del Aperillo (objeto de la cuestión), Cuesta Maneli, El Loro, entre otros.

Algo con lo que desde Cepyme están de acuerdo, pero reclaman la actuación menor que se ha realizado sobre una vereda de no más de 2 metros de ancho y en un tramo de unos 20 metros de largo en un litoral de 45 km. «El mar ha avanzado en los últimos temporales y la vereda en cuestión ha desaparecido del todo, esto sí que es sumamente grave», ha añadido Roldán.

Desde Cepyme piden soluciones para Doñana, ya que hay empresas, como la citada anteriormente, que se están viendo obligadas a cesar su actividad dada la situación de las bajadas. «Ni las asociaciones ecologistas se han personado en esta causa y tampoco el Espacio Natural de Doñana», ha finalizado Roldán.

 

2 comentarios en ««Doñana no se lo merece» Cepyme Almonte»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.