Alba, de 7 años, es una niña del municipio de Villarrasa que necesita ayuda para poder seguir desarrollándose debido a sus necesidades especiales. Su familia y el Ayuntamiento están recogiendo firmas. 
Alba, la menor de Villarrasa, tiene diagnosticadas diferentes enfermedades,  hidrocefalia y espina bífida, es decir hay líquido extra en el cerebro y a su alrededor. El líquido extra puede hacer que los espacios del cerebro, llamados ventrículos, se vuelvan demasiado grandes, y la cabeza puede hincharse. De esta forma,  se impide el desarrollo habitual de sus capacidades y requiere de ayudas especiales.
Su familia lleva dos años solicitando un monitor/a. Según han explicado, la menor va a un ritmo diferente al resto de los niños de su edad y necesita ayuda para casi todas las actividades básicas de la vida diaria, incluso para ir al baño.  Pues tiene muy afectadas las áreas sensomotoras y del lenguaje.

El equipo de orientación del colegio determinó que Alba no necesita un aula específica pero sí un/a monitor/a que le acompañe en el colegio en todo momento, para seguir aprendiendo y desarrollándose, pues debe contar con una persona que la supervise permanentemente para poder participar en las actividades académicas.

Asimismo, el Ayuntamiento de Villarrasa se ha sumado a esta causa animando  a los vecinos a firmar esta petición. Igualmente, sigue comprometido con las continuas peticiones realizadas a la anterior Delegada de Educación para que Villarrasa contara con más apoyo para los niños con necesidades especiales que necesita el colegio.

El colegio Azorín, la asociación de madres y padres (AMPA),  el Ayuntamiento de Villarrasa y ayuntamientos vecinos apoyan esta necesidad, pero la Delegación Territorial de Desarrollo Educativo y Formación Profesional de Universidad, Investigación e Innovación en Huelva sigue sin enviar a la persona que ayude a Alba.

«Todo el problema que nos habíamos encontrado era la no actualización por parte de los orientadores de educación del censo de niños con necesidades, lo cual hacía que en la delegación no tuvieran constancia de los problemas que en el Colegio Público Azorín tenemos», han explicado desde el mismo consistorio.
Desde el año pasado este Ayuntamiento puso en marcha un sistema de apoyo al colegio pagando una monitora que ayudara en esas labores, y este nuevo curso desde antes de verano se tuvieron reuniones con el AMPA, se le pidió a la anterior Delegada la actualización censo y que reforzara los servicios en Villarrasa, pero al parecer no hubo respuesta alguna.
Según han informado desde el Ayuntamiento, ahora con el nuevo nombramiento del nuevo Delegado Carlos Soriano se han puesto manos a la obra para solventar esta deficiencia y en conversaciones con la Alcaldía se nos ha comunicado que se están estudiando las posibles soluciones al problema y a las necesidades prioritarias de los alumnos del Colegio Público Azorín de Villarrasa.
Es por ello que desde la redacción de este periódico nos sumamos a la causa y adjuntamos el enlace de firmas.

 

Un comentario en «Alba, la niña de Villarrasa que necesita la ayuda del Condado»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.